¿Conoces las deducciones en el Impuesto de Sociedades por actividades de innovación tecnológica?

La Administración Pública utiliza incentivos fiscales y bonificaciones como instrumentos para impulsar la innovación de las empresas.

  • Los incentivos fiscales se basan en aplicar deducciones en el impuesto de sociedades de las empresas por realizar proyectos de investigación y desarrollo y/o innovación tecnológica.
  • Las bonificaciones se hacen en la cuota empresarial de la cotización a la Seguridad Social por personal investigador adscrito en exclusiva a actividades de I+D+i

Estos instrumentos son de carácter horizontal, es decir, trata con equidad a las personas físicas o jurídicas en circunstancias similares. Su aplicación es libre y general. Están orientados a incentivar la iniciativa del sector privado, sin que estén limitados a programas , áreas o iniciativas concretas ni a determinados CNAE o tamaño de empresa. No existe concurrencia competitiva con un presupuesto límite predefinido.

El sistema español de deducciones en el impuesto de sociedades por I+D+i es de los más favorables del mundo, pudiendo alcanzar hasta un 42% de los gastos directos.

La generación de la deducción fiscal es proporcional a las actividades de I+D+i realizadas, y se aplica en la liquidación anual del IS, hasta cierto límite de cuota. No obstante, la deducción generada pero no aplicada puede aplicarse en ejercicios posteriores, e incluso existe un supuesto de adelanto monetario de la deducción pendiente de aplicar.

El artículo 35 de la Ley 27/2014, de 27 de noviembre, del Impuesto sobre Sociedades (LIS) regula las deducciones que pueden hacer las empresas por actividades de investigación y desarrollo e innovación tecnológica (I+D+i).

En el apartado 1 define qué se entiende por investigación y desarrollo y en apartado 2, por innovación tecnológica. En los dos supuestos la realización de estas actividades dará derecho a practicar una deducción de la cuota íntegra en las condiciones establecidas en cada apartado. Estas condiciones se refieren a:

  • Los conceptos de gasto e inversiones que constituyen las bases de deducción, así como la minoración de las bases por ingresos de subvenciones recibidas
  • Los porcentajes de deducción: 25% por I+D (plus 17% más en partida de personal investigador con dedicación exclusiva I+D) y 12% por innovación tecnológica

La innovación tecnológica es clave para la creación de empleo y la mejora de la competitividad.

La Ley considera innovación tecnológica “la actividad cuyo resultado sea un avance tecnológico en la obtención de nuevos productos o procesos de producción o mejoras sustanciales de los ya existentes. Se considerarán nuevos aquellos productos o procesos cuyas características o aplicaciones, desde el punto de vista tecnológico, difieran sustancialmente de las existentes con anterioridad”.

“Esta actividad incluirá la materialización de los nuevos productos o procesos en un plano, esquema o diseño, la creación de un primer prototipo no comercializable, los proyectos de demostración inicial o proyectos piloto, incluidos los relacionados con la animación y los videojuegos y los muestrarios textiles, de la industria del calzado, del curtido, de la marroquinería, del juguete, del mueble y de la madera, siempre que no puedan convertirse o utilizarse para aplicaciones industriales o para su explotación comercial”.

No se consideran actividades de investigación y desarrollo ni de innovación tecnológica “las actividades que no impliquen una novedad científica o tecnológica significativa. En particular, los esfuerzos rutinarios para mejorar la calidad de productos o procesos, la adaptación de un producto o proceso de producción ya existente a los requisitos específicos impuestos por un cliente, los cambios periódicos o de temporada, excepto los muestrarios textiles y de la industria del calzado, del curtido, de la marroquinería, del juguete, del mueble y de la madera, así como las modificaciones estéticas o menores de productos ya existentes para diferenciarlos de otros similares.

Es decir, para considerar que existe innovación tecnológica, se pueden aplicar tres criterios:

  1. Novedad o mejora significativa. El producto o proceso obtenido ha de ser nuevo o incorporar una mejora sustancial. Lo novedoso no ha de ser solo meramente formal o secundario, sino un cambio esencial en alguna de las características de los productos o procesos, que les otorgan una nueva condición.
  2. La novedad tiene que producirse en el ámbito científico o tecnológico del producto o proceso
  3. No se requiere crear un producto inexistente en el mercado o un proceso aún no implementado, sino el desarrollo de un nuevo producto o proceso que no ha sido realizado hasta el momento por la empresa/organización que lo lleva a cabo.

Para aplicar la deducción regulada en este artículo, las empresas pueden aportar un informe motivado emitido por el Ministerio de Economía y Competitividad u organismo adscrito a éste, relativo al cumplimiento de los requisitos científicos y tecnológicos exigidos en las letras a) de los apartados 1 y 2 del artículo 35 citado, para calificar las actividades del contribuyente como investigación y desarrollo o innovación, respectivamente, teniendo en cuenta en ambos casos lo establecido en el apartado 3 (Exclusiones).

Dicho informe tendrá carácter vinculante para la Administración Tributaria y su obtención no es preceptiva para que la empresa pueda aplicar la deducción.

Fuente: circulante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *