¿Conoces la utilidad de hacer un mapa estratégico?

Elaborar un mapa estratégico es una parte vital en la realización del Cuadro de Mando Integral pues proporciona una visión macro de la estrategia empresarial.

En efecto, cuando los directivos elaboran un CMI, necesitan concretar sus prioridades estratégicas y describir la estrategia empresarial. Esta experiencia llevó a Kaplan y Norton, creadores de las herramientas CMI y mapa estratégico, a considerar que las tres máximas que sustentan la filosofía del CMI (“no se puede controlar lo que no se puede medir”, “lo que se mide, es lo que se consigue” y “lo que se mide, puede mejorarse”) debían completarse con otra: “no se puede medir lo que no se puede describir”.

Contenido de un mapa estratégico

El mapa estratégico consiste en una representación visual completa de la estrategia empresarial. Describe todo el proceso de creación de valor mediante una serie de relaciones de causa y efecto entre los objetivos estratégicos de las cuatro perspectivas de enfoque de un CMI:

¿En qué consisten estas cuatro perspectivas del CMI y qué objetivos tienen?

  1. La perspectiva financiera evalúa la actuación de la empresa desde la perspectiva de los accionistas. Sirve de orientación a las demás perspectivas y vincula los objetivos de cada unidad del negocio (si las hay) con la estrategia corporativa. Los objetivos financieros buscan incrementar la rentabilidad económica-financiera de la empresa, referidos a la pregunta: ¿Qué debemos hacer para satisfacer las expectativas de nuestros accionistas?
  2. La perspectiva de los clientes evalúa el conocimiento y atención al cliente o la visión que éstos tienen de la empresa. Trata de identificar los segmentos de mercado y clientes a los que se dirige la empresa y medir las propuestas de valor que ésta les ofrece. También consiste en evaluar las necesidades de los clientes, como con la satisfacción, lealtad, adquisición y rentabilidad, con el fin de alinear los productos/servicios en función de sus necesidades. Por último, traducir la estrategia y visión en objetivos sobre clientes y segmentos, para definir los procesos de marketing, operaciones, logística, productos y servicios. Los objetivos se referirán a la pregunta: ¿qué necesidades debemos atender de nuestros clientes, para tener éxito?
  3. La perspectiva de procesos internos. Define la cadena de valor de los procesos (de apoyo y operativos) que se requieren para satisfacer las necesidades de los clientes y busca la excelencia en los procesos. Los objetivos se concretarán después de determinar los de las perspectivas financiera y de clientes (o procesos externos) y se referirán a la pregunta: ¿En qué procesos necesita la empresa sobresalir, para satisfacer las necesidades de los clientes?
  4. La perspectiva de aprendizaje y crecimiento, tratan de evaluar si la empresa invierte lo necesario en infraestructura, equipamiento y recursos humanos, para alcanzar los resultados esperados en las anteriores perspectivas. Los objetivos responderán a las preguntas: ¿Cómo conseguir que los recursos (sobre todo las personas y también los sistemas, etc.) estén alineados con la estrategia definida por la dirección? ¿Cómo aprender e innovar?

Además del CMI, se debe configurar el Cuadro de Mando Operativo – CMO de cada área y en cada nivel de responsabilidad, de forma que ayude a evaluar el desempeño, obtener conclusiones y tomar decisiones acertadas de mejora. Cada CMO debe estar alineado con el mapa estratégico integral de la empresa.

El mapa estratégico y su relación con los indicadores o KPIs

El mapa estratégico consigue interrelacionar los indicadoresconstruidos de forma consensuada entre las áreasempresariales (para lograr el equilibrio entre ellas) y que respondan a objetivos estratégicos.

Con las relaciones causa-efecto del mapa estratégico, la dirección puede ver la evolución de los indicadores o KPIs de forma ágil y sencilla y, por lo tanto, el efecto de la estrategia corporativa en todos los niveles de la empresa sobre las diferentes perspectivas.

Con ello, se pueden ir comprobando las hipótesis definidas sobre las que se basa la estrategia mediante el mapa estratégico de enlaces causa-efecto entre los objetivos estratégicos, para reanalizar la estrategia, redefinirla mediante las acciones necesarias y confirmarla.

Ventajas de diseñar un mapa estratégico

Elaborar un mapa estratégico beneficia a la empresa por diversos motivos:

  1. Da ocasión de definir con mayor claridad las estrategias de la empresa y comunicarlas con mayor claridad a todos los empleados. Con ello, se favorece el compromiso de todos en el éxito de la misma, comenzando por los directivos
  2. Permite identificar los procesos internos que son clave para alcanzar los objetivos estratégicos
  3. Facilita realizar una inversión en recursos alineada con los objetivos y la estrategia
  4. Permite advertir de forma ágil en qué aspectos de la estrategia se está obteniendo éxito y en cuáles no y comprobar periódicamente si las hipótesis sobre las que se basa la estrategia son válidas.

Fuente: circulante

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *